Nueva Latitud + Sobre Cruceros

Es tan extraño este tipo de viaje, en el cual todo es servido y “todo descubrimiento” gratuito. Sólo pensar en que unos 800 naufragios y mas de 10.000 vidas perecieron en aguas cuyo nombre atraen a tantas personas, durante tanto tiempo, de tantos lados diferentes, sin duda te crean una imagen fuerte, distinta, enorme. Y sin embargo, un desayuno buffet te espera abajo, con aire acondicionado y agua mineral envasada, con guías que tienen su información empaquetada, y aquellos guardafaros comparten esa información y puesta en escena; lo visualizo como globos que chocan unos contra otros, máscaras que se tocan y que todos felices aceptan.

Todo eso pienso mientras estoy en un zodiac en una latitud que nos recibe venturosos con un buen clima, con poco frio, poco viento y lloviznas ocasionales, que te hacen olvidar lo afortunado que eres al estar ahí, parado en esos pastos, con vegetales que seguirán hacia el sur, hacia la antártica, declarando una oda a la vida y a la perseverancia de aquella secreta y simple biología de todo aquello que late, muta, cambia, se alimenta y forma parte de nosotros.

Termino de pensar en eso, y de vuelta al zodiac, nos mojamos un poco, lo permitido, y ya estamos comiendo el desayuno de tocino, huevos y lo que se te ocurra, lo que puedas pedir al garzón, todos tus tipos de vino, y si quieres, puedes irte a cubierta pasar frío, para llegar a tu pieza con calefacción, todo bajo el slogan de “crucero de expedición”, mientras imagino al padre DeAgostini, escalando el imbatible Monte Sarmiento, haciendo cumbre con implementos tan básicos como una cuerda, crampones prehistóricos para los escaladores de hoy en día y una determinación y valor que empujan los límites de nuestra raza humana…

Mientras yo, novel descubridor de una nueva latitud, pienso en las vidas que el Cabo de Hornos reclamó, en los dineros en expediciones que dieron forma circular a un mundo otrora plano, la felicidad se mezcla, servido en mantel blanco, con un dejo de decepción, pero con el bálsamo de cumbres blancas inalcanzables, pensando en mi regreso, que espero ocurra, con un esfuerzo que merezca estas blancas cumbres que hoy me miniaturizan.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: